En respuesta al artículo en ültima Hora firmado por Beltran en la sección “Es siurell” el sábado 27 de septiembre de 2008, titulado “Mujeres”.

Dr Bertrán, sí, las mujeres deseamos vivir mucho, bien y mantenernos bellas. Esto es en lo único en lo que estamos de acuerdo con su artículo. Con lo que no estamos de acuerdo es con el resto. Nuestro concepto de belleza es un concepto interior, el que da el aceptar los procesos de la vida tal como son. Es decir, aceptar que el envejecimiento no tiene porque ser feo, a pesar de los criterios de belleza dominante en nuestra cultura que nos empuja a mantenernos como Barbies a los 50 o más. Lo que si tenemos claro las mujeres es que no estamos dispuestas a poner nuestra vida en juego a base de terapias hormonales que se han demostrado dañinas para nuestra salud. Ya sabemos que, desgraciadamente en nuestro país y en otros, como ha denunciado últimamente el British Medical Journal, hay ginecólogos (por fortuna, no todos) que se arrogan la autoridad para definirnos y hablar por las mujeres en lugar de escuchar lo que estas dicen, medicalizando sus vidas con productos que atentan contra su salud, confundiendo sus necesidades y sus deseos; ginecólogos que pretenden aumentar la cuenta de resultados de los laboratorios corrigiendo a la naturaleza, propugnando que no se debe vivir “sin esas hormonas tan necesarias”, aunque la realidad demuestra que si, que la naturaleza ha decidido que las hormonas, a pesar de ustedes, no son tan necesarias, y también lo han decidido las mujeres informadas, habida cuenta la poca aceptación de la terapia hormonal que quieren colocarles contra toda ciencia.

Por si acaso, les recomendamos que se lean las directrices de la agencia española del medicamento, que desaconsejan la utilización de THS por haberse demostrado que es más perjudicial que beneficiosa. (23 de enero 2004).
Y que se empapen de los datos del Departamento de Estadísticas del Cáncer Norteamericano que demuestran que no encuentran otra razón para el descenso de la incidencia de cáncer de mama en Estados como California, que el abandono de la TSH entre las mujeres de dicha terapia desde la aparición del estudio del Women´s Health Iniciative en mayo de 2002, que no sólo constata el peligro que suponen para el desarrollo de un cáncer de mama, sino las complicaciones cardiovasculares que producen, y que se confirma año tras año.
Usted dice también que según las estadísticas el 30% de las mujeres tienen deseo sexual inhibido y propone otro tratamiento agresivo para “solucionarlo”: más parches, más hormonas, más efectos secundarios, más gasto farmacéutico. Nosotras sabemos que esas cifras han sido creadas artificialmente por una campaña millonaria de la industria farmacéutica, empeñada en “inventar enfermedades” para vender sus productos a personas sanas. En todo caso, el desinterés sexual puede tener que ver con la falta de exploración de muestra propia sexualidad sometidas generalmente a una sexualidad de corte masculino, o con parejas que ya no nos atraen ó, simplemente, con el crecimiento de otros intereses apasionantes.

Es hora de que la ginecología deje de ser el reducto donde la misoginia florece e impone sus normas sobre las mujeres especialmente en el caso de España, que está en manos casi exclusivamente de hombres (baste ver el comité organizador de la Asociación para el Estudio de la Menopausia que organiza el congreso de los laboratorios que se llevará a cabo en Palma).
Déjennos vivir en paz, seguro que viviremos más y mejor sin que ustedes se ocupen tanto de que nos pasemos la vida consumiendo productos que no necesitamos. Que necesitamos todas nuestras energías para conseguir lo que si nos falta a muchas, que tiene poco que ver con pastillas y mucho que ver con dinero, trabajo, salarios justos, reconocimiento, asistencia psicosocial, y tiempo para nosotras, que cuidamos de todo el mundo. Y, si necesitan bibliografía científica, pueden contar con nosotras.

Periódico Última Hora
OPINIÓN
27.09.2008

Bartolomé Beltrán (*)

Título: Mujeres

Texto:
Los ginecólogos vienen a Palma. El próximo martes mas de setecientos compañeros nos darán la últimas claves de la disciplina médica más femenina. Alrededor del 30 por ciento de las mujeres entre 45 y 55 años tienen problemas de deseo sexual inhibido. Sin duda, la relación de la sexualidad femenina con las hormonas es importante: «las alteraciones hormonales son determinantes en el deseo sexual femenino. Los cambios que experimenta la mujer en los años anteriores a la menopausia y durante la misma o con la menopausia quirúrgica pueden provocar una caída en el deseo sexual y en ocasiones puede tratarse con fármacos», explica el profesor Ferrer, Presidente del Congreso de Menopausia que ofrecerá las claves para conseguir un envejecimiento saludable.
En España, hay más de 22 millones de mujeres y, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), la esperanza de vida de las mujeres en nuestro país se sitúa en 82,9 años y se calcula que alcanzará 85,1 años en 2020, pero el problema fundamental es ese precisamente, que desde que dejan de ovular hay que sustituir las hormonas que se pierden por otras alternativas. La Terapia Hormonal Sustitutiva es fundamental pero, peor aún, es que en este tiempo de la historia las mujeres se van a pasar casi cuarenta años sin esas hormonas tan esenciales. Ha nacido en sus inquietudes un mundo nuevo. Cómo mejorar la calidad de vida, la estética, los años y mantener la belleza en las mismas proporciones. ¿O no?

(*) Médico y comunicador

Comparte!